viernes, 3 de mayo de 2013

Vladimir Maiakovski - Amo

Amo
por Vladimir Maiakovski




1. COMUNMENTE ES ASÍ

El amor le es dado a cualquiera
pero...
entre el empleo,
el dinero y demás,
día tras día,
endurece el subsuelo del corazón.

Sobre el corazón llevamos el cuerpo,
sobre el cuerpo la camisa,
pero esto es poco.

Sólo el idiota,
se pone los puños,
y el pecho lo cubre de almidón.

De viejos se arrepienten.

La mujer se maquilla.

El hombre hace ejercicios con sistema Müller,
pero ya es tarde.

La piel multiplica sus arrugas.

El amor florece,
florece,
y después se deshoja.



2. DE NIÑO

Yo fui agraciado en el amor, sin límites.

Pero de niño,
la gente preocupada, trabaja.

Y yo,
escapaba a las orillas del río Rión,
y vagaba sin hacer nada.

Se enojaba mi madre:
"¡Chiquillo maldito!"

Mi padre me amenazaba con el cinturón.

Pero yo,
me ganaba tres rublos falsos
y jugaba con los soldados bajo las tapias.

Sin el peso de la camisa,
sin el peso de los botines,
daba vueltas
y me quemaba bajo el sol de Kutaís,
hasta que me daban puntadas al corazón.

El sol se asombraba:
"Apenas se ve
y también tiene corazón
se empeña el chiquillo."

¿Cómo es que cabe en este pedazo de un metro,
el río,
yo,
y las kilométricas cumbres?



3. ADOLESCENTE

La juventud tiene mil ocupaciones.

Estudiamos gramática hasta atontarnos.

A mí,
me echaron del quinto año,
y fui a apolillar a las cárceles de Moscú.

En nuestro pequeño mundo doméstico,
para las camas aparecen poetas de pelo rizado.

¿Qué saben estos líricos anémicos?

A mí, pues,
me enseñaron a amar en la cárcel.

¿Qué vale comparado con esto,
la tristeza del bosque de Boulogne?

¿Qué vale comparado con esto,
los suspiros ante un paisaje de mar?

Yo, pues,
me enamoré de la ventanilla de la cámara 103,
de la "oficina de pompas fúnebres".

Hay gente que mira al sol todos los días
y se enorgullece.
"No valen mucho sus rayos" -dicen.

Pero yo,
entonces,
por un rayito de sol amarillo,
reflejado sobre mi pared,
hubiera dado todo un mundo.



4. MI UNIVERSIDAD

¿Sabe francés,
restar,
multiplicar?

¡Declina maravillosamente!

¡Que decline!

Pero, oiga,

¿Acaso usted podría cantar en dúo,
con los edificios?

¿Usted acaso comprende
el idioma de los tranvías?

El hombre, a veces,
apenas sale del cascarón
y ya lleva  libros bajo el brazo,
y cuadernos escritos.

Yo,
aprendí el alfabeto en los letreros,
hojeando páginas de estaño y hierro.

Los maestros,
toman la tierra,
la descarnan,
la destrozan,
y enseñan:
-Toda ella
no es más que un globo pequeño, redondo.

Pero yo,
con los codos aprendí geografía.

No en vano he dormido tanto sobre la tierra.

Los historiadores se atormentan con importantes preguntas:
-¿Era o no roja la barba de Barbarosa?

¡Que sea!

No me gusta meterme en las mentiras con telaraña.

Yo conozco de Moscú, cualquiera de sus historias.

Hablan de Dobroliúbov (para que lo odien)
pero su apellido está en contra,
protesta la familia.

Yo,
desde niño,
aprendí a odiar a los gordos,
a los que se venden por una comida.

Se sientan,
charlan,
y para gustarle a la dama,
hacen sonar sus pobres ideas
con sus frentes llenas de monedas.

Yo,
dialogaba sólo con los edificios,
y las tomas de agua, eran mis interlocutoras,
con la ventana del oído atento escuchando,
los techos oían lo que les arrojaba al oído.

Y luego,
de noche,
sobre una cosa
o la otra
nos pasábamos charlando,
moviendo la "sinhueso".



5. ADULTO

Los mayores tienen asuntos.

Los rubios tienen bolsillos.

¿Amar?

Por favor,
por cien rublos.

Y yo,
sin casa y sin techo,
las manzanas metidas en los bolsillos rotos,
vagaba asombrado.

Si es de noche,
se ponen los mejores trajes,
descansan el alma sobre viudas o casadas.

A mí
Moscú, me ahogaba de abrazos,
con sus anillos infinitos de plazas.

En los corazones,
suena el reloj de los amantes.

Se exaltan las parejas en el lecho de amor.
Y yo,

buscaba enloquecido,
el pulso salvaje de la ciudad
acostándome con "La Pasión" de sus plazas.

¡Entrad pasiones!

¡Trepad con amor!

¡Desde hoy no soy dueño del corazón!

En los demás -yo sé-,
el corazón está en casa,
en el pecho,
lo sabe cualquiera.

Conmigo,
se volvió loca la anatomía,
soy todo corazón,
y palpita en todas partes.

¡Oh! Cuántas primaveras tuve
en veinte años encendidos y plenos.

El corazón tiene su apéndice,
y su carga sin gastar,
es simplemente insoportable.

Insoportable,
no para el verso,
de verdad.



6. LO QUE RESULTÓ

Más de lo que se puede,
más de lo que hace falta,
como si colgara de mí,
un delirio poético.

El apéndice del corazón creció agigantado.

Una mole de amor,
una mole de odio.

Debajo del peso -las piernas-, tambaleando se mueven.

Tú sabes,
yo estoy bien formado,
y sin embargo,
cargo el complemento del corazón,
encorvado de hombros,
y me hincho de leche de versos
y no puedo irme,
a donde,
total igual me lleno de nuevo.

Estoy lánguido de lirismo.

¡Oh nodriza del mundo,
hipérbole,
imagen de Maupassant!



7. LLAMADO

Lo levanté como un atleta
lo llevé como un acróbata,
como a los electores los llevan al mitin,
como en las aldeas llaman a rebato los días de incendio.

Yo llamaba:
"Aquí está,
aquí,
tomadlo".

Cuando esta mole gemía,
sin notar el polvo o el barro,
las damas se apartaban de mí como locas.

-"A nosotras, más chico.
A nosotras, algo así como un tango..."

No puedo llevarlo,
y cargo mi peso.

Quiero arrojarlo
-y sé-
no lo haré.

No resisten los arcos de mis costillas,
mi profundo jadeo.

El pecho rechina
bajo el empuje de mis pujos ardientes.



8.

Entraste.

En serio miraste.

La estatura,
el bramido
sencillamente examinaste,
-un chiquillo.

Tomaste,
sacaste el corazón,
y sencillamente te fuiste con él a jugar,
como una niña juega con su pelota.

Y todas,
como si vieran milagros
exclamaron -damas y señoritas:
-¿A ese, amarlo?

Si se echa encima,
hace falta una domadora.

¡Debe ser de una jaula!

Y yo, de júbilo
-perdí el yugo.

Y de alegría,
olvidándome de mí mismo
saltaba,
-como en casamiento de indio-,
tan alegre, y bien me sentía.



9. IMPOSIBLE

Solo no podré llevar el piano,
y menos aún la caja de hierro.

Si no fuera la caja,
y el piano,
mi corazón lo llevaría de vuelta.

"Los banqueros saben:
somos ricos sin límites,
nos faltan bolsillos-,
guardamos en la caja de hierro".

Mi amor, por ti,
es un tesoro,
y lo guardo en mi caja de hierro,
y como un Creso ando contento.

Y sólo cuando tengo muchas ganas,
saco una sonrisa,
o menos,
y emborrachándome con otros,
gasto a media noche,
unos quince rublos de lirismo en moneda.




10. Y ASÍ PASA CONMIGO

Las escuadras,
también acuden a las bahías.

El tren,
también se apresura hacia las estaciones.

Y yo, se comprende
-si yo te amo-
voy hacia ti
pues me atraes,
me enloqueces.

Como se apea "El caballero avaro" de Pushkin,
encantado hurgando su sótano,
así yo,
vuelvo hacia ti, amada,
con mi corazón encantado.

Y a casa vuelvo contento,
como ustedes vuelven
y se quitan la roña, lavándose y afeitándose.
Así vuelvo hacia ti.

¿Acaso,
yendo hacia ti no vuelvo a mi casa?

A los terrenales los recibe la tierra
-siempre volvemos a nuestros deseos.

Así yo,
hacia ti siempre me inclino,
apenas nos separamos,
nos vimos apenas.



11. DEDUCCIÓN

No acabarán el amor,
ni la riña,
ni la distancia.

Pensado,
probado,
verificado.

Levanto solemne
el verso de mil dedos-estrofas.

Juro, amo,
fiel y seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada